Diseño y tipografía: 6 errores en Mad Men que no sabías

La tipografía, ese montón de letras con las que se componen los mensajes que lanzamos, representa uno de los pilares de la arquitectura gráfica de tales mensajes. Y no sólo son letras. Las letras se miran, aparte de leerse. Las letras no son sólo lo que dicen, también dicen por sí mismas. Las letras son diseño, y como tal, ostentan una importancia capital en la transmisión de la potencia y la significación de un concepto, de una idea, de un evento.

Mad Men, una de las series de moda, constituye un interesante escaparate para observar en su contexto lo que se hacía a mediados del siglo pasado dentro del ámbito del diseño y la tipografía, vehículos esenciales de los mensajes publicitarios. Si bien críticos y audiencia de todo el mundo comparten elogios hacia la excelente ambientación y la fiel reproducción de escenarios y personajes, no es menos cierto que muestra un uso un tanto arbitrario de la tipografía y cae en diversos anacronismos que revela el diseñador e ilustrador Mark Simmonson en un interesante artículo.

Y no hay que profundizar demasiado para encontrar los gazapos gráficos. Nada más empezar, en los títulos de inicio, podemos observar una pieza publicitaria donde se emplea la popular Lucida Handwriting, una tipo cursiva (y visualmente nociva, si se permite la licencia) que se concibió en 1992 para su uso específico en pantallas, varias décadas después de la época en la que se encuadra la serie.

 

6 errores tipográficos en mad men
Lucida Handwritting

 

Otro error, relativamente flagrante, es el uso de la Gill Sans para el rótulo corporativo de la agencia, una tipo que fue diseñada en 1930 en las islas británicas, pero que no llegaría a los Estados Unidos hasta los setenta.

 

6 errores tipográficos en mad men
Gill Sans

 

Hay más casos, sobre todo en el diseño y maquetación de piezas publicitarias que pretenden asemejarse a las originales de aquellos años. En algunos casos lo consiguen de manera notable, pero en otros incurren en anacronismos tipográficos o en éso que se podría denominar como un look un tanto “photoshopero” en el diseño de unos anuncios para los que no se contaba con los modernos efectos digitales de hoy en día. Y para ilustrarlo aquí les dejo algunos ejemplos, como el de un anuncio de cosméticos donde se plasman letras que en ningún caso pudieron haberse visto en esos tiempos. Fenice (1980) y Balmoral (1978), junto a los reflejos en el contorno de la cursiva hacen de esta pieza una falacia gráfica de considerables dimensiones.

 

6 errores tipográficos en mad men
Fenice y Balmoral

 

Y los casos cunden. Por ejemplo, este cartel compuesto con ITC Kabel de 1975 y posiblemente Bookman Old Style (1989), junto al uso de una gráfica que huele un poco a filtro de Adobe recalentado.

 

6 errores tipográficos en mad men
ITC Kabel

 

O este, donde aparece en la parte superior del claim la mítica Zapfino de 1998 que Apple incluyó en sus sistemas para demostrar un relativo avance en el ámbito de la tipografía digital y que sonará bastante a todos aquéllos que tengan un Mac y cierta afición a observar minuciosamente las letras con las que a menudo se maquetan nuestros sueños y bienaventuranzas familiares en bodas, bautizos y comuniones.

 

6 errores tipográficos en mad men
Zapfino

 

Y para terminar topando con quien no se ha de topar, les dejo la imagen de un boletín eclesial compuesto con la tipo Palatino, que no se popularizó en Estados Unidos hasta los setenta, y con la Snell Roundhand de 1966, que conforman ambas una pieza tipográficamente adelantada a su tiempo.

 

6 errores tipográficos en mad men
Palatino y Snell Roundhand

 

VISITA AQUÍ MI PORTFOLIO PROFESIONAL

 

6 errores tipográficos en Mad Men

 

 

Diseño y tipografía: 6 errores en Mad Men que no sabías
5 (100%) 2 votos